¿Por qué tienen caspa los niños?

caspa niños

La caspa o (Pityriasis Simplex o Furfuracea) no es más que piel muerta en forma de pequeñas costras en el cuero cabelludo y no constituye un signo de alarma. Que tu niño la tenga es un proceso completamente natural. Solo debes alarmarte si de forma regular sus poleras y camisas están llenas de escamas al final del día: en esos casos, acude a un dermatólogo por las dudas.

 

¿Por qué aparece la caspa?

Resulta perfectamente natural que las células de la piel mueran y formen la caspa, pero no es menos cierto que en algunos casos y de forma crónica es demasiada. Esto aparece como resultado de algún padecimiento, sobre todo si está acompañado de comezón y enrojecimiento del cuero cabelludo.

La causa más común de la caspa es el hongo Malassezia furfur, que se encuentra en la superficie de la piel y metaboliza la grasa humana. Cuando crece demasiado rápido, aparece la caspa. Ciertas bacterias provocan el mismo efecto, así como el uso de ciertos jabones alcalinos, el estrés, la alergia y la exposición al polvo y al sol.

 

Y ¿cómo se cura?

Un lavado de cabeza con una solución suave de vinagre puede aliviar los síntomas de la caspa. Si se sospecha una aparición de caspa por infección o micosis, puede utilizarse un champú de los denominados anticaspa que existen en el mercado. Otras afecciones más serias pueden requerir fórmulas con ketoconazol o alquitrán de hulla.

No se recomienda rascarse si hay caspa y picazón, pues aumenta el riesgo de contraer afecciones a la piel provocadas por infecciones, específicamente de estreptococos y staphylococcus.

La caspa en los niños también puede ser un factor de riesgo para que aparezca pediculosis, junto a la falta de una higiene adecuada, por lo que debe prestarse especial atención a su tratamiento si existe en su entorno alguna persona con piojos.

Si la caspa aparece en las cejas, puede ser indicador de dermatitis seborreica o psoriasis, por lo que debe acudirse al dermatólogo para su diagnóstico temprano y tratamiento específico.

Deja un comentario